miércoles, 20 de junio de 2018

Señores diputados: la República.

Señores diputados: la República




Español, contagiosa incertidumbre,
mala hierba que crece en la península:
aprende a practicar tus convicciones,
aprende de la mar en el naufragio,
y a no ser español sino persona.
Aarón García Peña (1978 - Madrid)

La moción de censura
El colectivo de militares demócratas Anemoi saluda esperanzado a un Congreso de los Diputados que, armado de valor, y superando sus diferencias, ha hecho posible un nuevo Gobierno presidido por el socialista Pedro Sánchez.
Veamos.
Una mayoría de los Señores Diputados ha votado a favor de la moción de censura contra el Sr. Rajoy, no solo presidente de un Gobierno derrotado políticamente, sino también de un partido condenado por lucrarse de innumerables casos de corrupción.
Contra esta iniciativa de salvación nacional, se han movilizado todos los diputados del PP y de Ciudadanos, unidos en santa alianza. Son las fuerzas de la reacción de un estado en ruinas. Intentan reconstruirlo apuntalando al rey: “una institución anacrónica y obsoleta”, según dice, a toro pasado, el ex fiscal del caso Noós, ex fiscal que además ve “excesiva” la prisión preventiva de los políticos soberanistas. Una institución, como se ve, enfangada de corrupción y escándalos.
A continuación, hacemos un breve análisis de la grave crisis del Estado español y apuntamos -modestamente, pues somos militares y no políticos- una posible salida democrática.
La institución monárquica y el rey Felipe VI
La corona española es actualmente una institución de evidente origen franquista, pues fue reinstaurada por el dictador genocida Francisco Franco. Recientemente ha visto a dos de sus miembros -la infanta Cristina de Borbón y el ex duque Urdangarin- sentados en el banquillo por el Juez Castro ante un Tribunal y finalmente condenados. Un juez justo y sabio que, con asombrosa determinación, ha sabido mantener su independencia de criterio contra todo viento y marea.
Ambos miembros de la familia real han sido condenados por el Tribunal Supremo, sin apelación posible. Al ex duque de Palma, y cuñado del rey Felipe de Borbón, condenado a cinco años y diez meses de prisión, por haber delinquido de forma manifiesta. Hoy ya en la cárcel. Y a la infanta Cristina, condenada a pagar una cifra cuantiosa por haberse lucrado de hechos delictivos de su esposo: el ex duque de Palma. En fin, dos joyas de la Corona… No entramos en detalles escabrosos del rey Juan Carlos, que se lleva la palma, pues es ciudadano intocable y sigue manteniendo intacta su impunidad constitucional.
Como todo el mundo sabe, el ex duque Urdangarin era un miembro de la familia real muy vinculado al viejo rey emérito y a su hijo, el también ilegítimo rey Felipe de Borbón desde un infame 19 de junio, rey que ha huido de su lado como de la peste. Quizás a fin de dar la impresión de que no estaba al corriente de las fechorías de su cuñado. ¿De dónde salía, pues, el tren de vida de los hoy ex duques de Palma?
El origen de la crisis del Estado español
El origen remoto de la crisis, como rio que fluye sin cesar hacia el mar de nuestra atribulada Historia, hay que buscarlo, aguas arriba, en la pérdida del Imperio. El imperio vendrá a España por los caminos del mar, rezaba en el siglo pasado el himno de la escuela naval militar de Marín. Himno escrito por el poeta franquista José María Pemán, gran manipulador de jóvenes conciencias junto al clero castrense.
El origen inmediato de la grave crisis del Estado español, que como una torrentera se precipita hacia el rio de nuestra penosa historia colectiva, procede de las graves contradicciones de una transición pretendidamente democrática, en realidad impuesta por el último jefe de la dictadura franquista: el rey Juan Carlos de Borbón.
Para ello contó con el inestimable apoyo de unos generales monárquicos que habían participado en el golpe militar de 1936, en la guerra civil desencadenada por el golpe frustrado y en la sanguinaria represión de los tribunales militares. Un golpe militar nacional-católico, de impronta fascista.
Se tenía mucho miedo a una nueva guerra civil. Esa situación fue explotada por la Casa Real en su beneficio, con la connivencia de los poderes nacionales e internacionales que sustentaron la dictadura durante 40 años. Hoy el rey emérito detenta una de las grandes fortunas europeas, como es público y notorio.
La República Federal Ibérica y su proceso constituyente
La actual crisis del Estado español es probablemente irreversible. Ninguna pretendida reforma de la Constitución del 78, como medio de regeneración del sistema, llevará hacia una democracia decente, equivalente a la que disfrutan países de nuestro entorno; por ejemplo, la República de Portugal. Los 40 años transcurridos desde la reforma de la dictadura franquista, sin que ello haya sido posible, lo prueban.
La actual Republica de Catalunya, sojuzgada por los poderes del Estado borbónico, no tiene vuelta atrás y, a nuestro juicio, abre una oportunidad histórica para todas las naciones y pueblos peninsulares.
Una posible salida a la crisis actual sería la puesta en libertad de los políticos catalanes, encarcelados injustamente, y el inicio de negociaciones para impulsar una gran Convención que hiciese posible un pacto constituyente entre todos los pueblos y naciones de la península, incluida la República de Portugal, si así lo desease.
De fraguarse dicha unión histórica, procedería la proclamación solemne de la República federal, seguida de la formación de un gobierno provisional, pactado en dicha Convención, que decretase una ley electoral, y convocase elecciones a una Asamblea Nacional Constituyente.
Dicha Asamblea Nacional estaría legitimada para impulsar la redacción y aprobación de la Constitución de la nueva República, que habría de garantizar, de forma efectiva, los derechos sociales y de los pueblos, hermanados todos por una voluntad política de progreso, en paz y en libertad, incluida la necesaria salvaguarda del derecho de autodeterminación.
Manuel Ruiz Robles es miembro del colectivo de militares demócratas Anemoi, antiguo miembro de la Unión Militar Democrática (UMD), capitán de navío retirado.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

martes, 19 de junio de 2018

La negrura catalana


La negrura catalana

 

"Una de las páginas más negras", dice la ministra Robles. Debe de haber otras. Indaguemos: el golpe de Estado de 1981, el terrorismo etarra, los GAL, la guerra del Irak y su colofón de Atocha, el gobierno de la Gürtel, el 155. Por lo menos media docena y en todas ellas ha habido violencia, atentados, muertos o encarcelamientos. Nada de eso puede decirse de "lo que ha pasado en Cataluña" que, según la ministra consiste en la huida de Carles Puigdemont, la designación de los consejeros desde Berlín y el pulso que aún mantiene aquel con la justicia española. La página será tan negra como Robles quiera pintarla pero en ella no ha habido violencia y no hablemos de lo demás. La guerra sucia va toda a cargo del Estado. Los jueces llevan seis meses buscando la violencia, pero deben de buscarla en la negrura de la página porque no la encuentran, razón por la cual se la inventan en sus providencias. De jueces, los españoles tienen poco si miramos a su independencia e imparcialidad, pero mucho como escritores de ficción. 

Está claro el espíritu dialogante del gobierno de Sánchez. Consiste en aplicar el modelo del PP (al fin y al cabo, también suyo en la oposición) con algunos retoques de las injusticias más flagrantes. Robles cree que debe acercarse a los presos a sus domicilios y Sánchez lo refrenda, posponiendo la decisión al fin de la instrucción por aquello de meter a los jueces por medio para disimular la arbitrariedad política, como si el hecho de llevar más de seis meses de instrucción no fuera suficientemente monstruoso. Y ya está. La jueza Robles no tiene empacho en dar cobertura a un proceso puramente político disfrazado de judicial.

Pero la página negra no la protagonizan quienes recurren a la arbitrariedad, la represión, la injusticia sino las víctimas. Privilegios del poder, cuyas metáforas tienen marchamo de autoridad y hasta legal. Página negra, nada menos. Una dura imagen que evoca la página negra del Tristam Shandy de Sterne con motivo de la muerte del pastor Yorick, alas, poor Carles! Aunque quizá estuviera pensando más en la mota negrade la isla del tesoro. Dejar atrás la "página negra" es lo más sensato puesto que, por definición, no trae lectura. Se pasa, pues, a la siguiente. Pero la situación sigue siendo la misma (el prófugo, etc) y, por tanto, la negrez también. Y así hasta el fin del libro.

La negrura de la ministra es también metafórica, no es un pigmento físico, sino moral. Dejar atrás la "página negra" de Puigdemont, etc., significa simplemente olvidarse de Puigdemont, los exiliados/as y las presas/os. El vivo al bollo y el exiliado y la presa, al hoyo. Adoptar puntos de vista morales es lo más frecuente a la hora de cometer inmoralidades.

Pero la volubilidad de la fortuna hace que la "página negra" de la ministra sea la "página blanca" en la que está trazada en oro la ruta independentista. Una página de gloria y también una metáfora. Entre el blanco y el negro, la escala de grises. Cuál de ellos prevalecerá depende de cómo actúen las partes. Incluso el blanco total o el negro total.

Por si acaso, y para que la ministra y su gobierno no olviden la situación de poder dual que se da, la consellera de presidencia de la Generalitat, Elsa Artadi, avisa de que la reunión prevista en abstracto entre Sánchez y Torre se hará para hablar de la autodeterminación y la independencia, dos conceptos que producen un rechazo tan visceral en Sánchez como el nombre de Bárcenas en M. Rajoy. 

Nadie en el independentismo catalán está dispuesto a pasar página mientras haya personas presas y exiliadas por razones políticas. El gobierno debiera abrir los ojos y ver que "nadie" quiere decir nadie, ni el pueblo en la calle (por más matones que envíen armados de cutters a atacar a la gente), ni las organizaciones sociales, culturales, profesionales, deportivas, económicas musicales o religiosas, ni las instituciones, ni los políticos, ni, ciertamente, los cargos electos o a los que se priva de su derecho a elegir o ser elegido. 

No es una "página negra", ministra. Es un episodio de una revolución que son ustedes incapaces de comprender y frente a la cual, digan lo que digan, ya han perdido.
Ramón Cotarelo  

Colombia:Petro pasa a la segunda vuelta, y amenaza al uribismo y la derecha






Petro pasa a la segunda vuelta, y amenaza al uribismo y la derecha
En medio de una fuerte polarización social, se celebró, el pasado 27 de mayo, la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Con una participación histórica, que superó la barrera hasta ahora infranqueable de la mitad de inscritos, el principal candidato de la izquierda, Gustavo Petro, obtuvo unos resultados sin precedentes, pudiendo por primera vez en décadas un candidato netamente de izquierdas ganar las elecciones presidenciales. En el otro extremo, reflejando la profunda polarización existente, pasa a esa segunda vuelta el uribista Iván Duque, ligado al partido ultra derechista Centro Democrático (CD), que ganó en la primera vuelta con el 39% de los votos.
Aunque el uribismo obtuvo casi 3 millones de votos más que Petro, hay que tener en cuenta que Sergio Fajardo, el candidato de los partidos socialdemócratas de la Alianza Verde (AV) y del Polo Democrático Alternativo (PDA), obtuvo la friolera del 23% de las papeletas, sumando, junto a Petro, cerca de la mitad de los votos en esta primera vuelta (9.440.950 votos frente a los 7.569.693 voto del candidato uribista). Se trata de un resultado histórico para la izquierda, y eso a pesar de las más que creíbles denuncias de fraude en favor de Duque.
Polarización política. Santos, el gran derrotado.
Los grandes perdedores en estas elecciones han sido el liberal Humberto de la Calle y el derechista Germán Vargas Lleras, antiguo pupilo de Uribe, ex-vicepresidente bajo el gobierno de Santos, y uno de los favoritos en los comicios. Quien fuera máximo representante del gobierno en las negociaciones de paz con las FARC no ha superado ni el 2,5% de los votos, consiguiendo el peor resultado del Partido Liberal (PL) en 170 años, poniéndose encima de la mesa incluso su desaparición. Por otra parte, Vargas Lleras, que contaba con el apoyo de la línea blanda uribista y un enorme aparato propagandístico, alcanzó poco más del 7% de los votos, quedando muy por debajo de los resultados pronosticados por todas las encuestas.
Aunque desde el principio la prensa capitalista haya calificado los comicios como un nuevo referéndum sobre el Acuerdo de paz, ha sido imposible para la oligarquía colombiana evitar el debate sobre la corrupción y las apremiantes necesidades sociales. Ante el pánico a que un ex-guerrillero como Petro encabezara el voto popular, una parte del establishment encontró en Fajardo a su candidato de cara a frenar a aquel, considerándolo como el candidato responsable de la izquierda. Se llevó adelante una fuerte campaña de presión de cara a que tanto Petro como el liberal la Calle retiraran sus candidaturas en favor del ex-alcalde de Medellín. Sin embargo, no fue así, entre otras cosas gracias al movimiento de masas que se agrupo en torno a Petro, impulsándole meteóricamente a pesar de carecer del aparto y los medios que si tenían el resto de partidos.
Una campaña basada en la auto-organización y en la movilización popular.
En todos los barrios pobres del país, en el campo y en las universidades, se auto-organizaron comités de campaña de Colombia Humana, la fórmula electoral de Petro, funcionando a través de pequeñas donaciones económicas y aportaciones de alimentos, consiguiendo transporte gratuito y elaborando materiales de cara a hacer propaganda. Por otro lado, el movimiento ha resistido las provocaciones y agresiones de cara a atemorizar a los seguidores de Petro, como el que orquestó la policía de Cúcuta y sectores ultraderechistas en la frontera con Venezuela, que se saldó con varios heridos y un balazo en la ventana del coche de Petro.
Las FARC, tras haber cosechado un fracaso estrepitoso en las elecciones legislativas, en las que superaron por poco los 50 mil votos en todo el país, decidieron retirar a su candidato para las presidenciales. Aislados respecto de las movilizaciones de los últimos años, principalmente protestas indígenas, estudiantiles y feministas, que han sido el caldo de cultivo que ha impulsado la candidatura de Petro, se han centrado en reconvertir la guerrilla en un partido reformista respetable centrado en el frente institucional, dejando de lado la movilización y la lucha en las calles. Ante sus constantes muestras de debilidad política recibieron además nuevo ataques por parte del aparato del Estado, que ha encarcelado a uno de sus máximos dirigentes, Jesús Santrich, bajo una más que dudosa acusación de narcotráfico, pudiendo ser extraditado a los Estados Unidos.
Resulta muy significativo que, tras el fin del conflicto armado y el Acuerdo de paz con las FARC, y en medio de una tregua y negociaciones con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la izquierda colombiana consiga alcanzar ahora unos resultados electorales sin precedentes. Un buen ejemplo del papel pernicioso del terrorismo individual, en este caso del guerrillerismo, que trata de sustituir así la organización y la lucha de masas, y que al final solo consigue facilitar que el Estado incremente su brutal represión sobre cualquier tipo de movimiento político o social de contestación frente a los poderosos.
¡Alerta frente al fraude! ¡Por un Gobierno de izquierdas al servicio de la mayoría!
De cara a la segunda vuelta, Sergio Fajardo, el candidato de izquierdas del establishment, se ha negado a apoyar a Petro llamando a votar en blanco. Sin embargo, el entusiasmo con la candidatura de Petro ha generado divisiones en la propia coalición de Fajardo, habiéndose pronunciado su propio partido, Alianza Verde, a favor de pedir el voto para Petro. El Polo Democrático, el otro partido de la coalición, también pide el voto para Petro, imponiéndose por tanto el deseo de cambio entre las bases de ambos partidos. Por otro lado, el Partido Liberal ha sufrido una completa fractura, con sus viejos líderes apoyando al candidato uribista y una parte del aparato dando tumbos sin una posición clara al respecto.
Aunque todas las encuestas apuntan a un triunfo del candidato uribista Duque, hay posibilidades de que Petro gane, y de conseguir por primera vez en Colombia un gobierno netamente de izquierdas. También existe el peligro de que se orqueste un fraude para impedir su victoria, por ejemplo en los territorios fronterizos con Venezuela, habiéndose producido ya protestas espontáneas tras la primera vuelta ante las evidencias de fraude en determinadas zonas, algo que fue denunciado por el propio Petro.
Pero incluso si se consigue vencer, solo será el primer paso en una ardua batalla contra el uribismo, los grandes terratenientes y los capitalistas, que lucharan para no ser desalojados del poder que ostentan desde hace décadas. Un buen ejemplo fue lo que ocurrió con Petro en la alcaldía de Bogotá, de la que fue expulsado por un impeachment dirigido por el uribista Alejandro Ordoñez, entonces Procurador General de la Nación, siendo finalmente restituido por Santos como alcalde tras numerosas movilizaciones masivas por parte de los bogotanos. Sin embargo, durante su mandato, en minoría legislativa, y al centrarse únicamente en el juego institucional, no pudo llevar adelante las reformas necesarias de cara a acabar con la pobreza y la corrupción que asolan la capital.
Es necesario por tanto que Petro se base en la movilización de masas que le ha aupado, que impulse la organización de los comités que han surgido al calor de la campaña, y que defienda un programa social y ecológico anticapitalista que permita que la riqueza del país se ponga al servicio de la mayoría de la población, expropiando a los grandes terratenientes y a las principales multinacionales capitalistas. Hay que volver a los días de la ocupación de la Plaza de Bolívar que permitió a Petro recuperar la alcaldía de Bogotá.

¡Basta ya de montajes policiales, libertad para los jóvenes de Altsasu!



¡Basta ya de montajes policiales, libertad para los jóvenes de Altsasu!
El 16 de junio se celebró en Iruñea la que probablemente sea la mayor manifestación de su historia, llegando a superar con creces la que se convocó el 14 de abril por el mismo motivo. Más de 150 mil personas, que procedían de todas partes de Euskal Herria, muchos de Catalunya y del resto del Estado se reunieron masivamente exigiendo libertad para los jóvenes de Altsasu. En el comunicado final, los padres agradecían sin cesar la gran solidaridad internacional que han obtenido de países de todos los continentes y la participación en la manifestación de “la gente que acudió desde Cataluña, Madrid, Castilla, Aragón, Galicia, Extremadura,  Andalucía, pueblos de la península, pueblos solidarios”.
Ante la previsión de esta masividad, los convocantes de la manifestación tuvieron que cambiar la salida de la manifestación. Durante un recorrido de 4 kms la cabecera de la manifestación se abrió paso en medio de una multitud que aplaudía y gritaba libertad para los de Altsasu ininterrumpidamente durante todo el recorrido.
La reacción por parte de UPN y el PP de Navarra no se ha hecho esperar. Han criticado el apoyo del gobierno de Navarra a esta manifestación tildándolo de “gesto totalitario” según palabras de Ana Beltrán. Su histérica reacción no es más que la muestra del nerviosismo que  produce esta gran movilización a la derecha españolista y a la burguesía, que pone de manifiesto la poca credibilidad que tiene todo el aparato estatal franquista, sus instituciones jurídicas y de la maquinaria de propaganda que se ha encargado de construir este burdo montaje policial.
Esta manifestación y los cientos de movilizaciones que se han organizado estas semanas tanto en Euskal Herria como fuera de ella, representan un golpe tremendo para el régimen del 78. Nunca en la historia de este régimen había estado tan deslegitimado entre las masas trabajadoras y la juventud el aparato represivo del Estado. El 1 de octubre en Catalunya, tras la vergonzosa sentencia de la manada, con el caso de los jóvenes de Altsasu -entre otros muchos otros- unido a la impunidad de la que gozan los políticos corruptos, las fuerzas policiales o la familia real, ha desatado la indignación y llenado las calles una y otra vez. El papel del aparato de Estado, aparato represivo para defender los privilegios capitalistas, ha sido presentado en su más cruda realidad, deshaciendo las florituras y los discursos de una supuesta justicia imparcial.
La sentencia del 1 de Junio impone penas de hasta 13 años de cárcel - que entre los 8 jóvenes suman 79 años- más 100.000€ que deberán pagar a los agentes. El 5 de junio un enorme despliegue de la Guardia Civil entraba en Altsasu por orden de la Audiencia Nacional llevándose detenidos a 4 jóvenes a Soto del Real, alegando riesgo de fuga, aunque no ha habido ningún indicio de ello en más de año y medio. Los 4 jóvenes se unían así a los 3 que ya llevan 580 días en la cárcel a cientos de kilómetros de sus casas.
Sin embargo, por si esto no fuera suficiente, 48 horas antes de la manifestación, la fiscalía recurría esta infame sentencia por parecerle  demasiado blanda  y volvía a pedir que se condenara a los 8 jóvenes por delitos de terrorismo auspiciados por ETA. Es más que evidente la nostalgia que siente la reacción por la disolución definitiva de ETA. Durante décadas su existencia ha sido la coartada para apoyar la represión y la arbitrariedad jurídica en Euskal Herria. La manifestación del 16 de Junio también pone a su vez sobre la mesa el avance que supone la desaparición de ETA, que abre el camino para fortalecer la unión revolucionaria  de la clase trabajadora y la juventud que sale masivamente a  las calles para luchar por cambiar su realidad. En Euskal Herria durante las últimas décadas ha habido muchas detenciones y juicios basados en montajes judiciales, la tesis de “todo es ETA”, etc., sobre todo contra jóvenes, pero hasta ahora no se había visto una respuesta tan masiva.
Desde Ezker Iraultzailea/Izquierda Revolucionaria denunciamos el criminal montaje policial contra los jóvenes de Altsasu y esta sentencia. Exigimos la puesta en libertad inmediata de todas las víctimas y presos políticos de este aparato judicial franquista, que se derogue la Ley Mordaza y todas las leyes represivas. Tal y como ocurría hace 40 años, la lucha contra la represión es la lucha contra el régimen que la sustenta, que tiembla de miedo ante la fuerza de la clase obrera y la juventud.

¿Quién piensa (y qué) en el complejo industrial militar? Michel Collon Investig’Action


“Gastar lo máximo posible en el ejército está en contradicción con las grandes promesas de reactivar la economía estadounidense al interior del país. Salvo que Trump haya decidido en su fuero interno que esa recuperación se hará masacrando los salarios y las condiciones de trabajo de la mano de obra estadounidense. Una cosa es segura: Trump no podrá satisfacer a todos sus electores ni a todos sus patrocinadores. Se anuncia un despertar muy brusco”. Lea este extracto del último libro de Michel Collon, “El mundo según Trump” ¿Quién piensa (y qué) en el complejo industrial militar?Estamos en presencia de tres teorías que pretenden fortalecer a Estados Unidos:
  • la teoría Chalmers Johnson: un capitalismo sin imperialismo
  • la teoría Brzezinski: atacar a Rusia y a China
  • la teoría Mearsheimer y Walt: unirse a Rusia contra China
La primera nos parece idealista en el mal sentido del término. Irrealista. Porque “el capitalismo trae consigo la guerra como las nubes traen la tormenta”, como decía Jean Jaurès en 1914, en vísperas de la Primera Guerra Mundial. Para dominar y repartirse el mundo, los capitalistas tienen una necesidad absoluta de la guerra, en este sistema es una necesidad ineludible.
La segunda teoría, efectivamente, ha encontrado grandes dificultades : plantearse demasiados enemigos cuando ya no se tienen medios, significa diluir sus esfuerzos y perder eficacidad, como lo expresaba el historiador Paul Kennedy.
La tercera teoría pretende pues adaptar los compromisos de Estados Unidos a sus capacidades actuales. Y sobre todo a aplicar mejor la divisa colonial “Divide y vencerás”. ¿Tendrá la oportunidad de ser aplicada?
Al principio parecía que sí, con la propaganda electoral de Trump y sus primeras medidas en la Casa Blanca. Sin embargo, el debate entre los estrategas está sesgado por los intereses del complejo industrial militar. Cuando sus beneficios y sus privilegios están basados en los gastos militares y disponen de los mecanismos para determinar la elección de los candidatos, ¿cómo los comerciantes de bombarderos, de misiles y de múltiples servicios para el ejército podrían aceptar un presupuesto militar “razonable”?
¿Y si ocurre que el ganador no sea el candidato escogido? Harán todo lo posible para ubicarlo en el camino que les convenga.
La guerra: un buen negocioEn el sistema capitalista la guerra es un buen negocio, como cualquier otro. No, más bien es mucho mejor que los otros. De hecho, el que paga – el contribuyente – no tiene ningún control ni sobre la utilidad del producto, ni sobre el precio. Las marcas de los armamentos le hacen pagar por lo menos dos veces más caro debido a la situación de monopolio y al sistema de corrupción generalizado en este sector.
Dado que los valores bursátiles de estas sociedades de armamentos han doblado desde el 2014, la directora ejecutiva de Lockheed Martin ha mostrado su satisfacción por “la “inestabilidad” [en el Medio Oriente] “y por las oportunidades para los asuntos correspondientes”. Poco importa que Daesh sea un “enemigo” o un “factor estratégico” para Washington. En cualquier caso, es una buena estratagema para los accionistas.
Por cierto, vale la pena escuchar un poco el discurso de la directora ejecutiva de Lockheed Martin :
“Estamos muy entusiasmados por la manera como hemos remodelado nuestro catálogo de productos y de competencias. Financieramente, hemos superado todas nuestras previsiones para el 2015 y obtenido niveles récords de pedidos y de ventas internacionales. (…) El mes pasado, al presentar en el Senado su Informe sobre la amenaza global, James Clapper, el director del servicio de información dijo que “la inestabilidad imprevisible” se había transformado en una nueva norma en lo que se refiere a las amenazas alrededor del planeta, una tendencia que va a persistir en el futuro previsible. El extremismo violento continúa extendiéndose. El ascenso sin precedentes de ISIS, de Boko Haram y de otros grupos militantes no parece menguar. Los ataques terroristas continúan produciéndose con una frecuencia alarmante en Europa, en Asia y en África”.
En resumen, para estos accionarios es ¡viva el terrorismo!
Diferencias entre Clinton y TrumpClinton había prometido continuar con la misma política que favorecía a los sectores vinculados a la guerra. Como Bush, pensaba que el botín capturado en los países conquistados permitiría la revitalización de la economía estadounidense. También creía que era necesario debilitar, a la vez y activamente, tanto a Rusia como a China. Para que Estados Unidos pudiera recolonizar aquellas zonas que comercializaban con estas potencias rivales.
Trump se apoyaba en otros análisis, según los cuales la extensión del imperio estadounidense cuesta demasiado cara ya que un intervencionismo sistemático multiplica las resistencias y todo eso perjudica la economía, privando a las multinacionales estadounidenses del apoyo necesario para su competitividad (…)
Gastar lo máximo posible en el ejército está en contradicción con las grandes promesas de reactivar la economía estadounidense al interior del país. Salvo que Trump haya decidido en su fuero interno que esa recuperación se hará masacrando los salarios y las condiciones de trabajo de la mano de obra estadounidense. Retomaremos este tema. De cualquier manera, una cosa es segura : Trump no podrá satisfacer a todos sus electores ni a todos sus patrocinadores. Se anuncia un despertar muy brusco.
Fuente: fragmento del libro de Michel Collon (Ediciones Investig’Action/Viejo Topo, Barcelona, 2018)
http://www.investigaction.net/es/quien-piensa-y-que-en-el-complejo-industrial-militar/

No hay otra economía sin cuestionar el poder Fernando Luengo y Miguel Urbán. Otra economía

No hay otra economía sin cuestionar el poder
Otra economía

Uno de los supuestos más queridos por la teoría económica convencional y dominante es que los salarios aumentan cuando la productividad del trabajo mejora. Dada la existencia de ese nexo, al que se otorga la categoría de ley económica, la clave está en llevar a cabo políticas orientadas a propiciar crecimientos en la productividad.
¿Tiene algo que ver la realidad con ese axioma? Ningún parecido. Entre 2000 y 2007, el peso de los salarios en la renta nacional retrocedió en la Unión Europea (UE) un 1,6%; retroceso que se produjo en 17 de las 28 economías europeas. Entre 2010 y 2018 la caída ha sido del 0,8%, afectando al mismo número de países comunitarios (si bien la composición de ese grupo fue algo diferente). Adviértase que en la primera de las etapas consideradas (2000-2007), cuando se lanzó la moneda única, el PIB real de la UE aumentó en términos agregados un 16,9%; el crecimiento fue también positivo entre 2010 y 2018, del 12,6% (sólo Grecia obtuvo en este último periodo un registro negativo). Esta evolución refleja que, en realidad, la trayectoria seguida por los salarios se ha descolgado del curso seguido por la productividad.
Que las teorías económicas colisionan con la abundante evidencia empírica disponible, peor para esta; retorzamos los datos hasta que digan lo que conviene o, mejor todavía, ignorémoslos. Las presunciones ideológicas y los intereses de los privilegiados que los sostienen son para la economía dominante lo primero y, como ya sabemos, terminan por imponerse.
Sin entrar en los factores, diversos y complejos, que determinan el lento e insuficiente avance de la productividad –entre otros, la debilidad de la actividad inversora y la expansión de la financiera-, lo cierto es que el problema, para el asunto que ahora nos interesa -su vinculación con los salarios-, reside sobre todo en cómo se distribuye su mayor o menor crecimiento.
La distribución entre salarios y beneficios, entre las rentas del trabajo y las del capital. Este es el nudo gordiano del problema que hay que dilucidar, y que debe ocupar tanto la reflexión como la agenda pública. Introducir la distribución en el análisis y dotarla de la centralidad que merece implica apuntar al poder, al conflicto, a la política; significa situar la reflexión de los procesos económicos en el espacio complejo, fértil e imprescindible de los grupos y de las clases sociales; supone, en definitiva, colocar la economía en los espacios socioinstitucionales donde actúan actores con desiguales posiciones y estrategias y con diferentes capacidades para hacer valer sus intereses. En ese contexto, no hay ninguna garantía –y mucho menos una ley- que asegure que las ganancias cosechadas en la productividad se conviertan en salarios. Del mismo modo que nada asegura que los beneficios de los empresarios se conviertan en inversión productiva, o que, a través de los impuestos, contribuyan al fortalecimiento de la capacidad financiera de las administraciones públicas.
Esta mirada nada tiene que ver con los rancios e inverosímiles fundamentos de la economía convencional, donde la política, las instituciones, el conflicto constituyen una anomalía, una interferencia en el funcionamiento de los mercados. Estos, regulados por las leyes de la oferta y la demanda y por el principio de la competencia, son, por definición, eficientes. El centro de todo el planteamiento continúa descansando en un “homo economicus” que, utilizando toda la información disponible, toma decisiones racionales. Los factores productivos –trabajo y capital- son recompensados dependiendo de su contribución a la productividad. Un relato donde, como se puede apreciar, no hay clase sociales ni pugna distributiva.
Una teoría económica y una economía de ficción muy conveniente para el poder, pues aleja el foco de la reflexión y de la acción política de los problemas distributivos y de la desigual capacidad de los actores en presencia para apropiarse de las ganancias de productividad.
Pero no hay buena economía, ni economía socialmente relevante si el relato permanece anclado en un mercado sin actores, gobernado por una suerte de mano invisible. ¿Dónde están en ese relato las corporaciones transnacionales –agroalimentarias, industriales, comerciales y financieras-, las grandes fortunas y patrimonios, las elites empresariales, los grandes bufetes, consultoras y firmas de marketing y publicidad, los propietarios de las grandes empresas de comunicación, los lobbies empresariales?
No es fácil disponer de información al respecto, ni hay interés por parte del establishment en proporcionarla. Tampoco ayuda la opacidad de los mercados donde se materializan o se ocultan una buena parte de las transacciones en las que intervienen estos actores. Pero, a pesar de las dificultades, es fundamental poner la lupa en este ámbito, pues es ahí donde se encuentran los principales engranajes y también las disfunciones más importantes de la economía realmente existente; donde encontraremos la respuesta a la desigual distribución de la renta y la riqueza.
Fernando Luengo es miembro de la Secretaría de Europa de Podemos. @fluengoe.
Miguel Urbán es responsable de la Secretaría de Europa de Podemos y eurodiputado.
Fuente: https://fernandoluengo.wordpress.com/

domingo, 17 de junio de 2018

Israel: La abrumadora condena de la Asamblea General de Naciones Unidas a las exacciones de Israel en Gaza: breves apuntes

miércoles, 13 de junio de 2018

La abrumadora condena de la Asamblea General de Naciones Unidas a las exacciones de Israel en Gaza: breves apuntes



La abrumadora condena de la Asamblea General de Naciones Unidas a las exacciones de Israel en Gaza: breves apuntes 

El pasado 13 de junio, fue convocada una reunión urgente de la Asamblea General de Naciones Unidas, a solicitud de Argelia y de Turquía, para examinar la dramática situación que se vive en Gaza, con una violencia que enluta a más de un centenar de familias palestinas desde el pasado 14 de mayo (véase carta oficial de ambos Estados del 8 de junio). A los miles de heridos provocados por la respuesta desproporcional e indiscriminada de las fuerzas militares de Israel ante las manifestaciones en Gaza , y que suman ya más más de 13.000 (según datos aportados en esta nota de prensa de EuropaPress), hay que añadir un mortífero saldo de 124 muertes, al 9 de junio del 2018 (véase nota de France24). 

El calificativo de "crímenes de guerra" usado por una ONG norteamericana como Human Rights Watch el mismo 13 de junio viene ahora a interpelar a las entidades a cargo de la aplicación del derecho penal internacional y a quiénes siguen justificando el uso de la fuerza por parte de Israel (véase comunicado oficial del 13 de junio del 2018). 

Como se recordará, el pasado 1ero de junio, un veto de Estados Unidos impidió al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adoptar una resolución presentada por Kuwait con relación a la urgente necesidad de proteger a los civiles palestinos y sus vidas. Este proyecto de resolución se discutió ante el recrudecimiento de la violencia, el cual se originó a partir del pasado 14 de mayo, y el uso de la fuerza por parte de las fuerzas israelíes contra civiles palestinos, incluyendo a mujeres y a menores de edad, a médicos y a periodistas. 

Breve puesta en contexto

Cabe precisar que Israel y Estados Unidos escogieron el 14 de mayo, día de la proclama de independencia de Israel y víspera de la conmemoración de la Nakba para Palestina, para inaugurar oficialmente la sede diplomática norteamericana en Jerusalén, un hecho condenado por varios integrantes de la comunidad internacional, incluyendo a la Organizacón de la Conferencia Islámica que preside Turquía (véase declaración oficial del 15/5/2018). La declaración de Francia (véase texto) refleja la desaprobación generalizada a esta decisión norteamericana que la comunidad internacional no debiera de pasar por alto, y que ningún Presidente de Estados Unidos se había atrevido a materializar, por más solicitudes recibidas por parte de Israel. 

Remitimos a nuestros estimables lectores a nuestras reflexionespublicadas en MiddleEastMonitor, bajo el título "The US Embassy move to Jerusalem: the need for a response from the international community". Entre algunas opciones, se sugiere que Estados que aún no han reconocido a Palestina como Estado lo hagan: en el caso de España, se trata de una asignatura pendiente desde noviembre del 2014, mes en el que el pleno del Congreso de España adoptó una resolución mediante la cual “instaba” al Poder Ejecutivo a reconocer a Palestina como Estado, con 319 votos a favor, una abstención y dos votos en contra. 

Foto de la delegada de Estados Unidos saliendo de la sala de sesiones del Consejo de Seguridad al iniciar su alocución el representante de Palestina el pasado 15 de mayo del 2018, extraida de nota de prensa titulada "EE.UU. se queda solo en la ONU" (La Vanguardia, edición del 16/5/2018) 

Nótese que el contundente voto obtenido este 13 de junio en el seno de la Asamblea General de Naciones Unidas refleja el profundo y cada vez mayor repudio a las exacciones israelíes y a los intentos de justificarlas por parte de Israel. La reciente suspensión, el pasado 5 de junio, de un partido de fútbol entre las selecciones de Israel y de Argentina previsto en Jerusalén para este 9 de junio, y la anterior cancelación de un concierto de la popular cantante Shakira oriunda de Colombia en Israel (29 de mayo), evidencian este repudio que, desde la sociedad civil, se manifiesta. 

El voto de la resolución en breve

Materializado el traslado de la embajada norteamericana a Jerusalén el 14 de mayo, las manifestaciones en Palestina no tardaron, así como la violenta respuesta israelí, con un saldo de 59 muertes palestinas acaecidas el mismo 15 de mayo. 

La resolución votada este 13 de junio (véase texto final reproducido al final de esta nota y disponible en este enlace) es muy similar a la vetada por Estados Unidos el pasado 1ero de junio en el Consejo de Seguridad. Después de la parte de considerandos, incluye 17 párrafos operativos, cuyos tres primeros se leen de la siguiente manera: 

" 1. Pide a todas las partes que respeten plenamente el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, en particular en lo que respecta a la protección de la población civil, y reitera la necesidad de adoptar medidas apropiadas para velar por la seguridad y el bienestar de los civiles y asegurar su protección, así como para garantizar que se rindan cuentas por todas las violaciones; 

2. Deplora el uso excesivo, desproporcionado e indiscriminado de la fuerza por las fuerzas israelíes contra los civiles palestinos en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y especialmente en la Franja de Gaza, en particular el uso de munición real contra manifestantes civiles, incluidos niños, así como personal médico y periodistas, y expresa su grave preocupación por la pérdida de vidas inocentes;

3. Exige que Israel, la Potencia ocupante, se abstenga de llevar a cabo esas acciones y cumpla plenamente las obligaciones y responsabilidades jurídicas que le incumben en virtud del Cuarto Convenio de Ginebra relativo a la Protección debida a las Personas Civiles en Tiempo de Guerra, de 12 de agosto de 1949" ;

El detalle del voto 

Puesta a votación después de un intento de Estados Unidos de enmendar el texto con una condena expresa a Hamas, que no recogió votos suficientes, la resolución titulada "Protección de la población civil palestina" obtuvo a su favor 120 votos, y tan solo 8 Estados votaron en contra (Australia, Estados Unidos, Israel, Islas Marshall, Micronesia, Nauru, Islas Salomon y Togo). 

Posiblemente en razón de presiones de diversa indole recibidas por parte de Estados Unidos y de Israel, fueron 45 Estados los que optaron por abstenerse, entre los cuales Argentina, Canadá y México. 

De manera a completar el panorama, hay que precisar también que 20 Estados optaron por el "No Show" (ausencia física del delegado al momento de registrarse el voto): en el caso del hemisferio americano, se registra a Haití y a Dominica (Commonwealth de). 

En América Latina, votaron a favor de esta resolución los siguientes Estados: Brasil, Bolivia, Chile, Costa Rica, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Nicaragua, Uruguay y Venezuela. Por alguna razón que sería extremadamente oportuno conocer en algunos casos, se abstuvieron Argentina, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, así como República Dominicana. 

Con relación a la Unión Europea (UE), de sus 28 Estados miembros, votaron a favor de esta resolución 11 Estados, a saber: Bélgica, Eslovenia, Estonia, España , Finlandia, Francia, Grecia, Luxemburgo, Malta, Portugal, así como Suecia. 

A modo de conclusión: el descrédito de Israel y de su incondicional aliado

El mayoritario apoyo recibido pese a los intentos de Israel y de Estados Unidos de frenarlo constituyen un nuevo episodio en el que claramente la diplomacia de Palestina sale victoriosa. 

Cabe precisar que el frustrado intento de Estados Unidos de presentar un texto condenando expresamente a Hamas ya se había presentado en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el pasado 1ero de junio, dando lugar a una inédita situación en los anales de Naciones Unidas: de quince votos posibles, el texto norteamericano obtuvo un solo voto a favor (Estados Unidos). 

Es posiblemente la primera vez desde 1945 que Estados Unidos exhibe ante los demás integrantes del Consejo de Seguridad una soledad tan pronunciada, la cual evidencia la total pérdida de credibilidad de la diplomacia norteamericana. 





Texto de la resolución adoptada este 13 de junio del 2018 por la Asamblea General de Naciones Unidas, titulada "Protección de la población civil palestina" 

Medidas ilegales israelíes en la Jerusalén Oriental Ocupada y el resto del Territorio Palestino Ocupado

Argelia, Turquía y Estado de Palestina: proyecto de resolución

Protección de la población civil palestina

La Asamblea General,

Recordando sus resoluciones pertinentes relativas a la cuestión de Palestina,

Recordando también sus resoluciones pertinentes sobre la protección de los civiles, en particular la resolución 71/144, de 13 de diciembre de 2016, sobre la situación de los Protocolos adicionales a los Convenios de Ginebra de 1949 relativos a la Protección de las Víctimas de los Conflictos Armados, la resolución 72/131, de 11 de diciembre de 2017, relativa a la seguridad del personal de asistencia humanitaria y protección del personal de las Naciones Unidas, y la resolución 72/175, de 19 de diciembre de 2017, relativa a la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad,

Recordando además los informes pertinentes del Secretario General, incluido el más reciente, de 14 de mayo de 2018, sobre la protección de los civiles en los conflictos armados,

Recordando todas las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad, entre otras, las resoluciones 242 (1967), de 22 de noviembre de 1967, 338 (1973), de 22 de octubre de 1973, 605 (1987), de 22 de diciembre de 1987, 904 (1994), de 18 de marzo de 1994, 1397 (2002), de 12 de marzo de 2002, 1515 (2003) de 19 de noviembre de 2003, 1544 (2004), de 19 de mayo de 2004, 1850 (2008), de 16 de diciembre de 2008, 1860 (2009), de 8 de enero de 2009, y 2334 (2016), de 23 de diciembre de 2016,

Recordando también la declaración de la Presidencia del Consejo de Seguridad de 28 de julio de 2014,

Teniendo presente la carta de fecha 21 de octubre de 2015 dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el Secretario General 

Recordando las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre la protección de los civiles en los conflictos armados, en particular las relativas a los niños y los conflictos armados, entre otras, sus resoluciones 1894 (2009), de 11 de noviembre de 2009, y 2225 (2015), de 18 de junio de 2015, así como las declaraciones pertinentes de su Presidencia, y las resoluciones sobre la protección del personal médico y de asistencia humanitaria y de los periodistas, los profesionales de los medios de comunicación y el personal asociado en los conflictos armados, entre otras, las resoluciones 2222 (2015), de 27 de mayo de 2015, y 2286 (2016), de 3 de mayo de 2016, así como las demás resoluciones y declaraciones de la Presidencia pertinentes,

Reafirmando la obligación de respetar y velar por que se respete el derecho internacional humanitario en todas las circunstancias, de conformidad con el artículo 1 de los Convenios de Ginebra, de 12 de agosto de 1949 ,

Expresando su grave preocupación por la intensificación de la violencia y las tensiones y por el deterioro de la situación en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, en particular desde el 30 de marzo de 2018, así como su profunda alarma por la pérdida de vidas de civiles y el elevado número de bajas de civiles palestinos, en particular en la Franja de Gaza, incluidas muertes de niños, c ausadas por las fuerzas israelíes,

Condenando todos los actos de violencia contra civiles, incluidos los actos de terror, así como todos los actos de provocación, incitación y destrucción,

Reafirmando el derecho a la reunión y protesta pacíficas y la libertad de expresión y de asociación,

Poniendo de relieve la necesidad de aplicar medidas de rendición de cuentas, y destacando a este respecto la importancia de velar por que se realicen investigaciones independientes y transparentes que sean conformes a las normas internacionales,

Alarmado por el empeoramiento de la grave crisis humanitaria en la Franja de Gaza, y destacando la necesidad de lograr una solución duradera de esta crisis que sea conforme al derecho internacional,

Destacando que los conflictos armados tienen un efecto particular sobre las mujeres y los niños, incluso en cuanto refugiados y desplazados, así como sobre otros civiles que pueden ser vulnerables por motivos específicos, entre ellos las personas con discapacidad y las personas de edad, y destacando la necesidad de que el Consejo de Seguridad y los Estados Miembros fortalezcan más la protección de los civiles,

Recordando que solo se puede alcanzar una solución duradera del conflicto israelo-palestino por medios pacíficos, de conformidad con el derecho internacional y las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, así como mediante negociaciones creíbles y directas,

Destacando que la Franja de Gaza constituye una parte integral del territorio palestino ocupado en 1967,

Reafirmando el derecho de todos los Estados de la región a vivir en paz dentro de fronteras seguras y reconocidas internacionalmente,

1. Pide a todas las partes que respeten plenamente el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, en particular en lo que respecta a la protección de la población civil, y reitera la necesidad de adoptar medidas apropiadas para velar por la seguridad y el bienestar de los civiles y asegurar su protección, así como para garantizar que se rindan cuentas por todas las violaciones; 

2. Deplora el uso excesivo, desproporcionado e indiscriminado de la fuerza por las fuerzas israelíes contra los civiles palestinos en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y especialmente en la Franja de Gaza, en particular el uso de munición real contra manifestantes civiles, incluidos niños, así como personal médico y periodistas, y expresa su grave preocupación por la pérdida de vidas inocentes;

3. Exige que Israel, la Potencia ocupante, se abstenga de llevar a cabo esas acciones y cumpla plenamente las obligaciones y responsabilidades jurídicas que le incumben en virtud del Cuarto Convenio de Ginebra relativo a la Protección debida a las Personas Civiles en Tiempo de Guerra, de 12 de agosto de 1949 ;

4. Deplora todas las acciones que pudieran provocar actos violentos y poner en riesgo la vida de civiles y exhorta a todos los agentes a que velen por que las protestas se desarrollen de manera pacífica;

5. Deplora también el lanzamiento desde la Franja de Gaza de cohetes dirigidos contra zonas civiles israelíes;

6. Pide que se adopten medidas urgentemente para velar por que se establezca inmediatamente un alto el fuego duradero que se respete plenamente;

7. Pide también a todas las partes que actúen con la máxima moderación y calma y destaca la necesidad de que se adopten inmediatamente las medidas significativas necesarias para estabilizar la situación e invertir las tendencias negativas sobre el terreno;

8. Destaca la necesidad de responder a las situaciones de conflicto armado en que los civiles sean objeto de ataques o se obstaculice deliberadamente la asistencia humanitaria a ellos destinada, incluso considerando la posibilidad de adoptar las medidas apropiadas que puedan tomarse de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas;

9. Pide que se examinen medidas para garantizar la seguridad y la protección de la población civil palestina en el Territorio Palestino Ocupado, en particular en la Franja de Gaza;

10. Pide también que se adopten medidas inmediatas para poner fin al cierre y las restricciones impuestos por Israel a la entrada y salida de la Franja de Gaza y a los desplazamientos en esa zona, en particular la apertura continua de los puntos de paso de la Franja de Gaza para que se permita la circulación de la ayuda humanitaria, los bienes comerciales y las personas, de conformidad con el derecho internacional, incluido en lo que respecta a las legítimas necesidades de seguridad;

11. Exige que todas las partes cooperen con el personal médico y de asistencia humanitaria para permitir y facilitar el acceso sin trabas a la población civil, y pide el cese de todas las formas de violencia e intimidación dirigidas contra el personal médico y de asistencia humanitaria;

12. Insta a que se preste asistencia humanitaria inmediatamente y sin obstáculos a la población civil palestina de la Franja de Gaza, teniendo presentes las necesidades fundamentales de atención médica, alimentos, agua y combustible, e insta a que se preste más apoyo al Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente, en reconocimiento de la función esencial que desempeña, junto con otros organismos de las Naciones Unidas y organizaciones humanitarias, en la provisión de asistencia humanitaria y de emergencia, especialmente en la Franja de Gaza; 

13. Alienta a que se adopten medidas tangibles en pro de la reconciliación entre los palestinos, en particular en apoyo de los esfuerzos de mediación realizados por Egipto, así como medidas concretas para reunir la Franja de Gaza y la Ribera Occidental bajo el legítimo Gobierno palestino y velar por su funcionamiento efectivo en la Franja de Gaza;

14. Acoge con beneplácito la colaboración del Secretario General y el Coordinador Especial de las Naciones Unidas para el Proceso de Paz del Oriente Medio y Representante Personal del Secretario General ante la Organización de Liberación de Palestina y la Autoridad Palestina para prestar asistencia, en cooperación con los asociados pertinentes, en los esfuerzos para distender la situación inmediatamente y hacer frente a las necesidades urgentes en materia de infraestructuras, asistencia humanitaria y desarrollo económico, en particular mediante la ejecución de proyectos aprobados por el Comité Especial de Enlace para la Coordinación de la Asistencia Internacional a los Palestinos, e insta a que se refuerce esa colaboración;

15. Solicita al Secretario General que examine la situación actual y presente un informe por escrito lo antes posible, como máximo en un plazo de 60 días a partir de la aprobación de esta resolución, que contenga, entre otras cosas, sus propuestas sobre las maneras y los medios de garantizar la seguridad, la protección y el bienestar de la población civil palestina que vive bajo ocupación israelí y, en particular, recomendaciones sobre un mecanismo de protección internacional;

16. Pide que se redoblen los esfuerzos de manera urgente para crear las condiciones necesarias para iniciar negociaciones creíbles sobre todas las cuestion es relativas al estatuto definitivo a fin de poner fin sin demora a la ocupación israelí que comenzó en 1967 y lograr una paz amplia, justa y duradera basada en el ideal de una región en la que dos Estados democráticos —Israel y Palestina— vivan el uno al lado del otro en paz y con fronteras seguras y reconocidas, sobre la base de las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, los principios de referencia de la Conferencia de Madrid, incluido el principio de territorio por paz, la Iniciativa de Paz Árabe y la hoja de ruta del Cuarteto, como se pide en la resolución 2334 (2016) del Consejo de Seguridad y demás resoluciones pertinentes;

17. Decide suspender temporalmente el décimo período extraordinario de sesiones de emergencia y autorizar al Presidente de la Asamblea General en su período de sesiones más reciente a que lo reanude cuando lo soliciten los Estados Miembros.